Plantronics Discovery 640

Los manos libres Bluetooth son un rubro donde realmente vale la pena buscar una marca especializada para obtener un producto de calidad. Tras una mala experiencia con un manos libres Genius diseñado para sostenerse únicamente con un auricular dentro de la oreja (y fallando miserablemente, se cae con gran frecuencia), y tambien adolesciendo de multitud de problemas de calidad, funcionamiento y diseño, y casi un año de no visitar este nicho tecnológico, me encontré con el aclamado Plantronics 640 que ha cambiado mi opinión completamente.

Plantronics 640 Existe una diferencia básica entre las compañías que producen equipos Bluetooth como parte de una línea de productos muy extensa (Motorola, Sony Ericsson, Nokia, Genius, Samsung, e incluso los fabricantes de electrónica sin nombre de Taiwan y zonas aledañas) y aquellas que se dedican exclusivamente a equipos de auricular (Plantronics, Jabra, Tekkeon, Nextlink); se trata de compañías que están obligadas a generar un producto competitivo, so pena de salir del mercado desplazados completamente por las economías de escala.

Plantronics entrega un claro ejemplo de esta filosofía con el 640; un equipo sumamente refinado, bien pensado y funcional que evidencia el hecho de que los diseñadores en efecto piensan en auriculares todo el día.

El 640 viene con una serie de aditamentos para permitir cargarlo de varias maneras. En su “sillón” de carga utilizando un adaptador de corriente incluido; se pueden conectar adaptadores para diversos teléfonos celulares, evitando acarrear varios cargadores. Otro accesorio permite cargar el auricular por medio de una pila AAA, ideal para viajes. Lo interesante es que todas estas piezas se ensamblan para formar una especie de “pluma” que en caso de un viaje puede incluir todo lo necesario: el auricular, el sillón de carga, el cargador con pila, y el adaptador para el cargador del teléfono. Esto provee una solución muy elegante al asunto de la carga del auricular.

El auricular en sí es tubular de aproximadamente 5 cm de longitud y 9g de peso, con tres botones: dos de volumen y uno para control de llamadas. El auricular soporta las funciones clásicas de un manos libres, como son contestar y terminar la llamada, subir y bajar volumen, silencio (ambos botones de volumen a la vez), llamadas tripartitas y transferencia de llamada, remarcado de último número y marcado por voz. La mayoría de estas funciones se operan con presiones prolongadas del botón de control de llamada y son dependientes del contexto de forma que en cada situación la presión del botón realiza solamente una acción, evitando estar tecleando “clave morse” con el botón.
El ajuste se hace por medio de un audífono de gel (goma) que se detiene de manera bastante firme pero cómoda en el oido. Bajo circunstancias normales es la única sujección que se requiere. De manera inteligente el sistema incluye tres tamaños de gel que vienen incluidos en el paquete para ajustarlos al tamaño de oreja del usuario. Para extra seguridad también incluye un sostén de alambre similar al de unos anteojos; en general encontré que no es necesario pero sí proporciona seguridad adicional.

El emparejemiento con el teléfono es sumamente sencillo y una vez emparejado, el 640 se conecta automáticamente al teléfono. El tiempo de respuesta es muy rápido y se puede, por ejemplo, tener el 640 apagado; al recibir una llamada, el tiempo que toma encenderlo, esperar que enlace, y presionar el botón para contestar, es de aproximadamente 5 segundos; suficientemente rápido para contestar la llamada.
Dos factores muy importantes para el auricular son la calidad del audio y la seguridad del agarre. El primero fue comprobado utilizándolo para hablar en ambientes ruidosos con mucha gente. En este ambiente el rendimiento fue excelente, el audio con gran claridad en ambas direcciones y sin intromisión excesiva del ruido.

Para el agarre equipé el 640 con el aditamento de sujección y me fui a correr; durante la carrera de aproximadamente 25 minutos me caí, y en todo ese tiempo el 640 se mantuvo en su posición sin ningún problema. Para uso en condiciones menos extremas basta con la goma sin el aditamento extra; bajo este uso es posible mover la cabeza violentamente y el auricular se mantiene en posición. Dos de los usos más comunes, usarlo mientras se camina y mientras se conduce el auto, mostraron que el 640 no tiene ningún problema para mantenerse en su lugar aún usando solamente la goma.

Finalmente el Plantronics 640 es un equipo bien diseñado, con atención a los detalles en donde éstos realmente cuentan, y que deja claro el hecho de que en este caso, la especialización del fabricante ha destilado un producto sobresaliente.

Django vs. ruby? & me

Sucks or rocks? googleometer gives us a parameter.

20,900,000 pages mention ruby on rails, while 1,560,000 mention django AND python.

These are our baselines. Now for the rocks:

714 pages think Django rocks. 1,000 pages think ruby on rails rocks.

The sucks are as follows:

541 pages think ruby on rails sucks. 147 think Django sucks.

Of course since I can’t grok Python I still think Ruby rocks most.

Vlad, Capistrano incompatible with Dropbear?

I tried to deploy to a remote debian (etch/testing) server running dropbear instead of openssh. Rake blew up (Vlad impaled it?) with an error such as this:

This was strange because when I checked on the server, all of the tasks were being executed correctly, and dirs and files were created.

I switched to OpenSSH and the problem went away.

It looks like, even if the command executed is successful, dropbear sometimes ignores the return code and exits with 255, which confuses rake. This doesn’t happen with OpenSSH.

It looks as if the problem is with dropbear, as I had the same issue when trying to deploy with capistrano (crapistrano?). So I guess I’m back to plain old openssh…